Ciudad, Campesinos y Árboles (trigésimo dominical 2.016)

Árrbol talado en la Alcaldía de Cartago para hacer un “adorno” 

Jorge Moncada Angel

Coexistir en ciudad ha valorizado en el imaginario colectivo, el sentimiento del aglutinado popular de ser parte de algo, un híbrido multimodal con miles de cabezas, un conjunto llamado vulgo. Los ciudadanos ven por encima del hombro a su paisanos campesinos, unos elementos dispersos, con pocos vecinos y muchas necesidades. Entre más grande la urbe, más asentado el sentimiento anti campesino, más irracional la propia marginación de sus ciudadanos y más cruel la tala de árboles. 

Sin embargo, pertenecer a la polis, no da vergüenza, así la estratificación social sea notoria y los centros habitacionales tengan marcas profundas de inequidad, en algunos casos, carencia absoluta de servicios públicos, agua potable y sanidad.

Con estas conclusiones, nos podremos dar cuenta de la extrema pobreza y bajo enfoque estimativo que vive el campo Colombiano y la errónea relación entre”progreso” y árboles en las ciudades. 

Punto y aparte.

El campesino Colombiano es un árbol emblemático, el símbolo de la soberanía alimentaria, el último fortín de seguridad nacional. Sin el campesino y la producción agrícola nacional estamos a merced de cualquier invasión, militar, ideológica, comercial o todas las anteriores, cómo la que vivimos actualmente.  Es imposible defender una nación sólo con armas, se necesita además la comida y el capital humano para superar las crisis del sitio. 

Comparo a los campesinos con los árboles citadinos, reductos verdes en medio de la obra gris de agresividad y marginalidad urbana.

Los árboles son elementos esperanzadores en la pena del cemento -Frescura en el sofoco de la corrupción política-los árboles son disonantes cantos de valor supremo -entonan el trinar de los pájaros sobrevivientes- árboles citadinos y pájaros nos recuerdan al campesino, que de sol a sol, golpea la tierra, no cómo castigo, sino cómo héroe de la independencia alimentaria.

Al talar los árboles de las ciudades, cometemos un arboricidio, con agravante al detrimento humano, por cortar lazos emocionales a las nuevas generaciones, qué siguen el ejemplo impúdico de atentar contra la poca naturaleza qué nos rodea.   Los árboles son lugares de tiempo,  frescura, comodidad y resguardo. El árbol no es un héroe  silencioso, es un titan que habla con atributos, qué complementa al campesino cómo símbolo, el verdadero héroe de la patria, el autor de la viabilidad de las ciudades. Sin los árboles y sin los campesinos, no podríamos respirar, no podríamos alimentarnos.

Veo consternado cómo en la ciudad de Cartago en los centros administrativos de mando, utilizan la erradicación de árboles cómo muestra de “progreso” o de embellecimiento locativo. Veo abrumado cómo las autoridades ambientales combaten la proliferación de aves desplazadas, tomando cómo medidas la erradicación de árboles para que no se aposenten mientras permiten la expansión de las fronteras agrícolas y monocultivos que arrasan con su hábitat natural.

Respetemos los árboles de las ciudades, seres qué tienen tantos depredadores cómo habitantes de una ciudad, por ese mal ejemplo inculcado desde los atrios decisorios.

Miremos los árboles cómo la más grande prueba de la existencia de la sabiduría cósmica y al campesino cómo un sabio terrícola qué te alimenta. 

Jorge Enrique Moncada Angel

Alcaldía De Cartago, Elección Vía Twitter

Alcaldía De Cartago, Elección Vía Twitter
No me gusta ninguno de los candidatos a la alcaldía de Cartago, por la sencilla razón, que carecen de Twitter o lo tienen estreñido.

Twitter no es un monologo interminable de pensamientos, lanzados al infinito;  es un ejercicio intelectual de lectura, redacción y ortografía. Es  la demostración de la capacidad personal de plasmar en 140 caracteres, una idea, sentimiento, pensamiento, programa, publicidad  y posibilidad de acción. También sirve para madurar un discurso,  profundizando en su validación, con la ventaja que puede interactuar con sus partidarios y opositores.

Despreciar estas nuevas tecnologías, sólo denota el ostracismo intelectual, al que es sometido por su propio ego y sus verdaderas intenciones al predicar el cambio y no asimilarlo en la práctica.

No hay disculpa, para ningún actor político, ¿cuál será declarado? ¿“atropellado por la tecnología”?. Maestros, políticos, empresarios o ciudadanos corrientes, deben ser consientes de las oportunidades de las redes sociales, su implicación y aplicación en la educación, manejo de recursos, negocios, organización y vida personal.

Twitter es sólo un pequeño ejemplo del universo del Internet, pero también es la democracia más tangible del presente, es la práctica del mundo donde cabemos todos, con voto, opinión, seguridad intelectual y  eco que deja huella.
Por todos estas razones y otras que mencionaré vía Twitter, ninguno de los presentes candidatos y pre-candidatos a la Alcaldía de Cartago, son dignos representantes de un cambio o renovación, nadie de los anteriores, puede ser el nuevo usuario de @alcaldecartago no saben o no quieren ser visibles en la red, no son la solución que necesita la Villa de Robledo, ya que no practican la política inteligente, una nueva forma de interacción con el mundo, un mundo transparente, que no calla, no duerme, no perdona y  produce incesantemente, ideas, soluciones y problemas a todos lo trascendental y cotidiano.
Esté es un nuevo mundo, dominado por el compartir, preguntas, contra preguntas y respuestas.

El próximo Alcalde de Cartago, se elige, vía Twitter.
¿Cómo los supe? Me lo dijo un pajarito.

Déjà vu Político De Cartago


Déjà vu Político En Cartago
Déjà vu, traducido del francés, significa “ya visto” sensación de haber vivido algo…
Debo ser muy cuidadoso, para plasmar las palabras, ya pensadas, pero no escritas, para poder explicar, lo vivido en Cartago.

Hace 4 años, en las últimas  elecciones para alcalde, se vivieron cosas muy interesantes, que en la actualidad, siendo lo mismo, perdieron su valor.
Es un viaje en el tiempo, es ir a la misma conferencia de capacitación sobre ventas, en la Cámara de Comercio de Cartago,  una vez  y otra vez.

lamentable, es el viaje del recuerdo, siempre al mismo punto, copian  las técnicas de venta de ayer y las pegan al presente, sólo cambia, el nombre del candidato y “sale pa’ pintura”.
Esto pone a pensar mucho a la gente, sí realmente es un candidato, “honesto, honrado y trabajador” o simplemente, es una técnica de venta de productos, bienes o servicios políticos, destinado a hacer un rol especifico, electo con (PNL) programación neurolingüística, aplicable a cualquier ser humano, que sea “profesional”  “maleable” “acomodable”, con ciertas características idóneas, para ser candidato político.
Los candidatos se convirtieron en productos de venta, no son ellos mismos, en sí mismos, son las técnicas de venta, frases, discursos, comerciales de Tv, cuñas radiales, pautas y slogans,  son lo que hace al candidato y no el candidato, el que hace la campaña. 
Sin embargo, el más grave error de la actual campaña en Cartago, es copiar y pegar, recuerdos, en un pueblo desmemoriado. Que cuando le recuerdan las cosas por primera vez,  pareciera, que ya, las hubieran  vivido.

Nota: En tantos años vividos en Cartago, simplemente tengo un mal recuerdo Político, pero no lo recuerdo muy bien.