La Protesta (quincuagésimo dominical 2.016)

La Protesta

La rebelión, es la forma decorosa de pararnos en nuestra propia posición y no movernos. En una trinchera y a su vez cañón de 140 caracteres, para resumir el descontento, la inconformidad y promover el libre discurso en la red (Twitter). 

Los sobrevivientes no estamos buscando un amor o conexos, estamos buscando un ‘nunca’ #VotoNO #AcciónPoéticaXElNo #DefendamosLaVictoriaDelNO pic.twitter.com/ncuZCmtu3p

— Jorge Moncada Angel (@JorgeEMoncadaA) 12 de diciembre de 2016


Para hacer e iniciar una protesta se necesita decencia y sobre todo imaginación. Sin embargo, podemos correr con suerte y las razones claves para la rebelión las proporcione el mismo gobierno. Ejemplo: leonina y regresiva reforma tributaria, desconocimiento de los resultados electorales, normatividad exagerada o insatisfacción por beneficios a terceros, mientras los nacionales somos reprimidos. 

Los gobiernos se convirtieron en clubes sociales, en sectas mercantiles, en entes que propenden por su propio bienestar o en el de sus maestros de títeres. Son oasis de seguridad familiar y personal, o son cajeros electrónicos de los turnantes del poder. 

Ahora la democracia es un estorbo para los que ostentan el poder. No es viable porque están anquilosados por el peso de sus propios peculados, injusticias, clientelismo, burocracia y corrupción.

No es tiempo de ponerle precio al presente para arriesgar el futuro. No vendamos el ahora para protestar  mañana. No hipotequemos capital para deshipotecar deuda. No fiemos un ‘yo tengo’ para pagar con un ‘yo tuve’. Un gobierno déspota con causa, es un tirano empoderado y un pueblo humillado.

Acción poética X el NO


La poesía es la mejor forma de matar la apatía de los frustrados. La poesía de protesta es la reacción decente ante la violencia institucional y de los medios comprados.

La acción poética X el No, reafirma la convicción de paz, el decoro para asumir los retos unilaterales impuestos por el régimen y la manera rebelde para encausar las letras al nirvana. Siendo un telegrama con destinatario alterno, advertido, cautelar y precavido.

No es tiempo de callar, tolerar o desconocer los peligros que acechan la democracia, la sociedad y la estabilidad macroeconómica. 

En medio de un mundo en crisis de valores. La democracia imperfecta, es la luz del mundo.  El libre tránsito, es una bendición. La libre dinámica económica, es un tesoro que debemos defender.

No esperemos, ni deseemos “ayudas económicas” para todo y para todos. Rublos recibidos sin esfuerzo personal, sin causa justificada de trabajo realizado o por paga acordada. Nada es gratis en la vida. Cuando nos dan sin contraprestación; a alguien le están quitando y los colombianos somos lo suficientemente inteligentes , trabajadores y capaces para conseguir el sustento propio y dé cada una dé nuestras familias. 

Sólo necesitamos una atmósfera adecuada, sin reformas tributarias regresivas y respeto por las decisiones democráticas. 


Jorge Enrique Moncada Angel
@JorgeEMoncadaA

El castro-chavismo no se ensaya, sé padece, sé sufre

El castro-chavismo es tan cierto cómo el día y tan oscuro cómo la noche

Deforestación (cuadragésimo séptimo dominical 2.016)

Deforestación

Follow @JorgeEMoncadaA



Tengo deforestado el corazón, el civismo, la cultura ciudadana, la fe en él otro y la creencia en cualquier liderazgo en pro del  bienestar común de mis paisanos. 

No es la deforestación de los individuos arbóreos, permitida, aceptada y normalizada por las fuerzas vivas de una ciudad, la que causa el más grande deterioro ambiental…NO. Es el calentamiento global, la actitud frente al “quejoso” ambientalista, tildado de“enemigo del progreso”, agredido, asesinado y perseguido por el estamento en general. 

Dicha persecución y estigmatización es parte de la estrategia para ejecutar sin problemas, ni tropiezos las obras contratadas, sin tener en cuenta la defensa de lo ambiental. 


Desde que inicié acciones para detener la tala de los samanes de Cartago, siempre me embargó el temor de no lograr el cometido. Cuál es: la buena educación y la defensa de las zonas verdes y espacio público. De lo contrario, al fracasar, se deseducaría. Se daria paso al NO futuro: juventudes que creerán que talar árboles, es sinónimo de progreso. Generación de ciudadanos indolentes  y gestores de políticas depredadoras en su entorno natural, anti-políticas en función de la búsqueda del lucro y no de la conservación y sostenibilidad.

La vigencia paisajística de los árboles es los centros urbanos, pasó a segundo plano.  En las ciudades, ya no tenemos árboles o casi no. Pero lo más preocupantes es: estamos dejando un negativo ejemplo a los nuevos agentes sociales para que no les importen los árboles, la naturaleza y/o se guíen por el lucro, más no por el sentido común de estar ligados a los mencionados entes por la necesidad intrínseca humana de respirar oxígeno, que los mismos árboles producen, siendo además descontaminadores de las poluciones. Además efectivos capturadores de CO2, que emanan las actividades humanas como la quema de combustibles fósiles para el transporte, industria, y la emisiones propias de los hogares.



La deforestación es un régimen de terror ciudadano, por su connotación totalitaria, deja huella de angustia existencial en sus víctimas y victimarios. Trascendiendo una  plantilla de sistema opresor: aprendida y aplicada por ambos. El dolor causado a las víctimas en ciertos momentos es replicado por acción u omisión- motivado por las circunstancias, inducido por la propia o extraña determinación de repetir el único ejemplo que conoce: dañar, talar y destruir.

Repetir, repetir y repetir malos ejemplos, son las consecuencias que deja la administración de la doble moral política y administrativa. ¿Para qué se politiza y monetiza la gestión ambiental?, sino es para cohechar con firmas de ingeniería, empresas mineras o acceder a puestos administrativos para sentenciar  vía resolución gobernativa la muerte de árboles, intervención de ecosistemas endémicos completos, autorizar las fumigaciones con glifosato en selvas de Colombia, autorizar rellenos sanitarios, minería en páramos, minería cerca a centros urbanos, minería en estrellas hídricas y ser cohorte de expropiación, desplazamiento forzado, desapariciones y demás vejámenes que trae la locomotora minera 100 % estatal, 100 % privado, extractivista, desmembradora territorial y social. Todo lo anterior es cercanamente descriptivo y fidedigno testimonio de lo hace el ministerio del medio ambiente y las corporaciones autónomas.
¿Cómo reforestar nuevamente el corazón de las personas?, creo que resarciendo el daño causado a los movimientos ambientales, por usurpación ideológica que padecen y deteniendo las vías de hecho y anquilosamiento en contra de su misión, labor e impulso. 

Jorge Enrique Moncada Angel

7 Años Desafiando La Suerte Con Trabajo (trigésimo cuarto dominical 2.016)

Siete años Desafiando La Suerte con Trabajo

JORGE MONCADA ANGEL
La suerte,  acontecer que llega al límite de lo posible y  transgrede la lógica del momento secuencial. Realidad que se invoca en los pesares -paraíso de los soñadores- y constante analgésico en las tribulaciones. 

Hay suertes buscadas, otras encontradas y entre tanto milagro, podríamos llamarlas  sistemáticas. Pero yo… Yo le apuesto A: el trabajo, acción, atención, ejecución, celebración, evento, acontecer, oportunidad llena de júbilo. Llevo 7 años desafiando la suerte con trabajo, sin negar su indudable injeraencia en los aconteceres propios de la actividad mercantil.
He tratado de respetar tanto a los clientes, qué jamás he buscado apropiarme de sus requerimientos.  Las marcas dueñas  del inconsciente del consumidor – efecto publicidad-  utilizan al público cautivo, para seguir generando deseo de lo establecido, lo tradicional, lo sabido en el ámbito comercial.

De otra parte, existe otro consumidor, conocedor, instruido y muy analítico de las estrategias globales de mercadeo. A ese cliente, tampoco le he satisfecho sus deseos de permanecer neutral, al momento de la compra de marcas. Dicho consumidor, no cree en logo-símbolos, no es modelo de sellos, no quiere ser marcado por nada, ni nadie. Por consiguiente, se rehúsa a llevar prendas de vestir con figuras, letras, animales, símbolos nominativos o figurativos, que lo identifique con algo. Y nuestra prendas de vestir BuenaMar In COL, todas tienen marca y muy visible.

Con esa secuencia de ideas, el ejercicio podría ser más difícil. Dicha creación de  auto-filtros, imposibilita el accionar en ambiente normal, conocido u obvio.  ¿Pero quién dijo, qué lo obvio es verdad?, ¿qué lo obvio funciona o es obligatorio?, buena pregunta en el mundo del incierto.

No poder predecir el mañana, es la realidad que es un hecho en el comercio. No es igual ser asalariado y recibir puntualmente el pago por una labor o servicio o ser servidor público, con más beneficios, que obligaciones. Que empezar de cero todos días cómo el comerciante.

Paga analizar el resuelve del diario vivir de las ventas: se necesita disciplina, creatividad y  tomar riesgos al deambular por  territorios “minados” de impuestos, obligaciones  civiles,  contractuales, laborales, judiciales y sociales en la que se ve inmerso el comerciante. 

En respuesta,  no paga lamentarse por los ordenamientos establecidos,  que son reglas de juego necesarias, para lograr una competencia leal.

www.almacenoporto.co

Hace muchos años, establecí una matriz de negocio, basada en la creación de marca propia, se logró.

Enfrenté en la balanza marcas establecidas contra la propia (Almacén Oporto) en un equilibrio  de reglas y encontré muy favorable  la ventaja, que uno mismo se da.
Le sumé a la ventaja de la propia marca, crecer con internet, sin dejar de invertir en publicidad tradicional, además, me adecué a las exigencias de las redes sociales y las utilizo. Desarrollé una empresa con fundamentación horizontal, creciendo para sostener, no para tener, sino para suplir las necesidades y sueños de todos los integrantes del equipo de trabajo.  No me abro con demasiados  inventarios u obligaciones.  No incurro en elevados costos fijos, no práctico plagio, contrabando,  o competencia desleal, muy al contrario, apoyo la fabricación nacional, la innovación y  emprendimiento local. Además aporto a la lucha social, ambiental y política independiente,  torneando la responsabilidad empresarial,  comunitaria,  sostenible y generativa.



Tal vez no sea un ejemplo de crecimiento, ni puedo ser citado en las cifras del gobierno o de cámara de comercio de  Cartago, porque me abstengo de figurar en burbujas mediáticas.


Sin embargo, la sobrevivencia es mi fuerte, lo logré por 7 años, mañana no sé. Por ende, para dar advenimiento al futuro. Hoy, me pinto el dintel del alma, soy gestor de mi propio rumbo, me empodero del timón del destino y parto en un viaje desde el puerto  Almacén Oporto, para navegar los mares de la moda en la nave, BuenaMar  In Col, la marca del barco, el sol, la gaviota y el mar rojo. Llevo 7 años desafiando la suerte con trabajo.

Jorge Enrique Moncada Angel 
@JorgeEMoncadaA

Cartago, Entre el Volar del Polvo (trigésimo tercer dominical 2.016)

Cartago, Entre el Volar del Polvo

JORGE MONCADA ANGEL

El polvo, partículas abstractas del ambiente, diminutos símbolos de volatilidad, escurridizos síntomas de suciedad. Sí es así, ¿Por qué los cartagüeños nos acostumbramos a vivir entre el polvo?, ¿Cuál es la gracia al ver la tierra cruda?, ¿Para qué se barre y alborota más polvo?, ¿No sería más fácil, cavar la tierra qué barrerla todos los días?, ¿De dónde surgió está moda? Así cómo suena de irreal, así de incomprensible es el presente de ciudad. 

El parque de Bolívar de Cartago, es una polvareda, un terrón marrón, café, gris, es un tono soso;  una mancha barrida, pisada y compactada para seguir siendo mancha. Es una suma de desacierto el mantenimiento de las zonas verdes de la Villa de Robledo. Está labor, se entregó a las intenciones malsanas; es decir, al contrato leonino, a la renta por factura, a la maximización de  utilidades en detrimento del medio ambiente. 

Cartagüeña de Aseo Total, es la empresa encargada del “cuidado” de las zonas verdes desde la entrada en vigencia, del  PGIR ( Plan Integral de Gestión de Residuos Sólidos), plan concertado entre los actores directos y conexos del mantenimiento de la ciudad. No desglosaré el direccionamiento macro-político del órgano colegiado, pero sí, la inconveniente entrega de nuestros árboles y el negativo abanderamiento verde de una empresa con ánimo de lucro desmedido, qué por afán de bajar costos, destruye, borra, aniquila, afea, pavimenta, y vuelve polvo, las escasas zonas ambientales de esparcimiento (parques).  Además, erradica árboles, desmiembra a todo individuo arbóreo para ir deformando el concepto de arboricultura urbana, estigmatizando todo ramaje de cobertura vegetal, haciendo un cluster destructivo con los emisores de las facturas de servicios públicos: energía, aseo, agua potable y alumbrado público (Diselecsa). 

Todos sin excepción tienen al árbol y  zonas verdes cómo “enemigos del progreso”, cómo peligrosos sujetos de derecho, que frenan el desarrollo y aumentan los costos en el quehacer de la red eléctrica, acueducto, alcantarillado  y “zonas verdes” que ahora son polvaredas -agónicos parches en camuflado- condenados a ser víctimas de aplastamiento por pavimentación.  

Tengamos presente,  la innegable privatización de todo lo público, agua, saneamiento, electricidad, aseo y de todos los servicios de “bienestar social”, de lo que se deben jactar la buenas prestaciones de servicios públicos.


Pero no es así, la tercerización de las necesidades de los ciudadanos, es un monopolio empresarial, un negocio que incluye infraestructura, aquella que necesita de dinámica ejecutoria para ser de altísima rentabilidad, “confianza inversionista” por eso desbaratan coliseos, carreteras, parques y cuanto equipamiento urbano puedan intervenir. 

Nuestro hermoso parque de Bolívar de Cartago, por su densidad arbórea, es único y último parque arborizado del suroccidente colombiano.
Es digno de mejor trato, cual se debe conservar, sembrar , impulsar, cuidar, dando cabida a más árboles y prados VERDES.

Los cartagüeños en general, amamos nuestro parque de Bolívar, hemos sido testigos y actores de muchas batallas en pro de su defensa, pero su deterioro actual es sistemático e inducido y parece que el nuevo “Frente Nacional” -corrupción-  articula todas las esferas de poder o cohecha para su destrucción. 

Nuestro ecoparque, es objeto de dantescas intenciones contractuales de la corrupción. Es por eso, su actual estado, para ir socavando nuestra percepción de lo hermoso… en polvareda. 

Ayúdanos a conservar el parque de Bolívar de Cartago, no dejes que vuele, cómo vuela el “polvo”. 

Jorge Enrique Moncada Angel 
@JorgeEMoncadaA

Conspiración Invasiva (trigésimo segundo dominical 2.016)

La Degradación Ambiental, Conspiración Invasiva

El quiebre espiritual de la sociedad, la supresión de un futuro esperanzador, la implantación de un presente continuo, vivido en angustia y la degradación ambiental son parte de una gran conspiración invasiva.

Me siento cómo el  protagonista de una película, que viene del futuro y advierte a sus paisanos, que están siendo víctimas de una invasión supranacional, qué deben reaccionar o serán destruidos,  por los usurpadores que fungen de amigos y de continuar con la tendencia de permisividad con la corrupción, serán extranjeros  en su propia tierra, pagando hasta por el aire que respiran, vía servicios públicos.  

Los asaltantes advierten, que deben borrar todo vestigio de paraíso natural en el consciente de sus habitantes, ‘antes de’, antes de la depredación ambiental total, ‘antes de’, hacer el inventario arbóreo del planeta para promover conservación y queden las riquezas naturales del territorio Colombiano cómo  capital natural para toda la humanidad, ‘antes de’, los habitantes empiecen a defender con ahínco,  páramos, ríos, humedales, océanos, bosques, selvas de la explotación minera, ‘antes de’, el derecho al agua sea un derecho inalienable e inembargable, ‘antes de’, la defensa de la tierra en la gran resistencia.

Los invasores quieren depreciar el valor del territorio para comprar barato o adquirirlo con la simple gestión de las vías de hecho y cohecho.

Las tierras productivas y desarrolladas en Colombia, tienen un alto valor en el contexto nacional e internacional;  tanto así, que los ganaderos Neozelandéses , se quejan de los elevados precios para producir leche y carne en Colombia, tomando como costo directo el precio de la tierra y reclaman a su par Colombiano, la obligatoria necesidad de bajar esté rublo para poder hacer las inversiones pertinentes para desarrollar el sector desde su conocimiento y praxis.

Miremos nuevamente el planteamiento invasivo:  quiebre moral y material de la sociedad  -quiebre moral corresponde a no tener evento motivacional de apego por el propio terruño-, degradación ambiental, cambio climático, locomotora minera, importación masiva de productos básicos y altos costos de producción; la vieja técnica de comprar barato, hablando mal del producto, dejando la sensación de hacer un favor al adquirir cañengo, al ofertar por una tierra derruida por los pecados de sus tenedores.

Entregar las llaves del país vía acuerdos comerciales con otros países, para establecer competencia directa de lo que producimos, con la inadecuada premisa “libre competencia, más equilibrio estratégico para las partes”  que busca igualdad de competencia, con la injerencia desbalanceadora para el local, preferenciando  a los nuevos competidores, aceptando la suma de requerimientos  incumplibles, por la simple ineficiencia del Estado, en materia aduanera, sanitaria y de vigilancia y control a unos tratados qué deben ser recíprocos en materia laboral. Pues la mayoría de productos producidos por los países firmantes son fabricados o producidos en China o paraísos fiscales y laborales, donde es imposible seguir la trazabilidad de los mismos.

Los sátrapas hedonistas que nos gobiernan, son sujetos sin alma y sin resquemor, son la corrupción qué nadie ubica (abstractos), por la incomprensible actitud de gobernar para destruir su propia tierra y su propia gente. 


 Jorge Enrique Moncada Angel 
Séptimo Aniversario Almacén Oporto Cartago, 7 años empoderados del timón del destino

Ciudad, Campesinos y Árboles (trigésimo dominical 2.016)

Árrbol talado en la Alcaldía de Cartago para hacer un “adorno” 

Jorge Moncada Angel

Coexistir en ciudad ha valorizado en el imaginario colectivo, el sentimiento del aglutinado popular de ser parte de algo, un híbrido multimodal con miles de cabezas, un conjunto llamado vulgo. Los ciudadanos ven por encima del hombro a su paisanos campesinos, unos elementos dispersos, con pocos vecinos y muchas necesidades. Entre más grande la urbe, más asentado el sentimiento anti campesino, más irracional la propia marginación de sus ciudadanos y más cruel la tala de árboles. 

Sin embargo, pertenecer a la polis, no da vergüenza, así la estratificación social sea notoria y los centros habitacionales tengan marcas profundas de inequidad, en algunos casos, carencia absoluta de servicios públicos, agua potable y sanidad.

Con estas conclusiones, nos podremos dar cuenta de la extrema pobreza y bajo enfoque estimativo que vive el campo Colombiano y la errónea relación entre”progreso” y árboles en las ciudades. 

Punto y aparte.

El campesino Colombiano es un árbol emblemático, el símbolo de la soberanía alimentaria, el último fortín de seguridad nacional. Sin el campesino y la producción agrícola nacional estamos a merced de cualquier invasión, militar, ideológica, comercial o todas las anteriores, cómo la que vivimos actualmente.  Es imposible defender una nación sólo con armas, se necesita además la comida y el capital humano para superar las crisis del sitio. 

Comparo a los campesinos con los árboles citadinos, reductos verdes en medio de la obra gris de agresividad y marginalidad urbana.

Los árboles son elementos esperanzadores en la pena del cemento -Frescura en el sofoco de la corrupción política-los árboles son disonantes cantos de valor supremo -entonan el trinar de los pájaros sobrevivientes- árboles citadinos y pájaros nos recuerdan al campesino, que de sol a sol, golpea la tierra, no cómo castigo, sino cómo héroe de la independencia alimentaria.

Al talar los árboles de las ciudades, cometemos un arboricidio, con agravante al detrimento humano, por cortar lazos emocionales a las nuevas generaciones, qué siguen el ejemplo impúdico de atentar contra la poca naturaleza qué nos rodea.   Los árboles son lugares de tiempo,  frescura, comodidad y resguardo. El árbol no es un héroe  silencioso, es un titan que habla con atributos, qué complementa al campesino cómo símbolo, el verdadero héroe de la patria, el autor de la viabilidad de las ciudades. Sin los árboles y sin los campesinos, no podríamos respirar, no podríamos alimentarnos.

Veo consternado cómo en la ciudad de Cartago en los centros administrativos de mando, utilizan la erradicación de árboles cómo muestra de “progreso” o de embellecimiento locativo. Veo abrumado cómo las autoridades ambientales combaten la proliferación de aves desplazadas, tomando cómo medidas la erradicación de árboles para que no se aposenten mientras permiten la expansión de las fronteras agrícolas y monocultivos que arrasan con su hábitat natural.

Respetemos los árboles de las ciudades, seres qué tienen tantos depredadores cómo habitantes de una ciudad, por ese mal ejemplo inculcado desde los atrios decisorios.

Miremos los árboles cómo la más grande prueba de la existencia de la sabiduría cósmica y al campesino cómo un sabio terrícola qué te alimenta. 

Jorge Enrique Moncada Angel

Truco de Paz, Impuesto de Guerra (vigésimo noveno dominical 2.016)

Truco de paz, Impuesto de Guerra
Para Fortalecer el ESMAD

Jorge Moncada Angel
Para hablar maravillas de la paz, están contratadas centenares de personas vía agencia de publicidad. Una fábrica de ideas, de apoyo logístico en pro del magnánimo deseo del pueblo colombiano de cambiar de tema, es decir, la paz no necesita defensores.

Sin embargo, los propios impulsadores  y el sobre uso del discurso de paz, llevó al pueblo colombiano a sacar conclusiones relacionadas con su estadio de vida actual, una zona social, llena de conflictos. Sentimos y presentimos los ciudadanos, un abandono por parte del Estado, con la incongruente realidad de premiar al antisocial y castigar al cumplidor.

Resumo el sentir popular, “paz, paz, ¿y la gente qué”?, las perspectivas de sostenibilidad, ingresos vs egresos familiares, nos muestran un terrible desbalance en el micro cosmos de la canasta familiar. El alza en el costo de vida, es catalizador de pequeños conatos de inconformismo personal, que sumados al núcleo familiar, amenazan la convivencia de las comunidades. Los centros productivos, dejan de ejercer el impulso positivo en la dinámica macro económica, los verdaderos generadores de bienestar, no subsidiados, ven teñido el ejercicio con la carga reformista impositiva, impartida desde el discurso paz y posconflicto.

Está sentencia de sacrificio a la clase media, demuestra, que la paz se hace sola, anticipa la cuenta de cobro al desperfecto social del pragmático actor translucido, que recibe todo con la abnegación patriótica de estar en “modo patrio” en la resistencia y adversidad.

Nos queda confiar en la buena fe de los elegidos democráticos, en las utópicas manifestaciones de loables sentimientos de igual y en la fortaleza de nuestro propio espíritu, para no caer en las provocaciones del país perdido y fallido.

Pero caigo en razón, sí la paz necesita defensores, no es paz; sí la paz requiere de agencias de publicidad, no es paz; sí la paz manifiesta revancha social, política o económica,  no es paz; sí la paz se construye asaltando la buena fe del sí o el no, no es paz; sí la paz es apetito burocrático financiado con gravámenes a la clase media, no es paz; sí la paz es el negocio de las grandes mineras, no es paz;  sí la paz es el desplazamiento de las tiendas de barrio por las transnacionales al por mayor y al detal, no es paz.

Sí nos piden comprar el pan y dejar de producirlo, no es paz.  
La trastienda detrás de la paz es un truco, es el régimen de la desigualdad, la revancha social, disfrazada de neo liberalismo y libre empresa con las reglas hechas para el dueño del músculo financiero, es la compra de conciencia con subsidios a las clases arruinadas y la ruina al resistente trabajador a cuenta propia. Es el “pos-atraco al estado” por cuenta de una clase política, apátrida, sátrapa y cafre.

Truco de paz impuesto de guerra para fortalecer el ESMAD. 

Fin del Cambio Climático, Fin del Mundo (vigésimo sexto dominical 2.016)

Los Testaferros del Cambio Climático (las Mineras)
Jorge Moncada Angel
www.almacenoporto.com.co
“El agujero de la capa de ozono se cierra”, es la última noticia sobre medio ambiente mundial, una paradoja en medio del desequilibrio climático y cambios extremos de comportamientos atmosféricos. Se interpreta como un permiso para seguir la depredación ambiental y la gran minería en zonas protegidas y de alta biodiversidad.  

También parece una conspiración transnacional, para  abducir el discurso sufrido, aguerrido y constante de los defensores de la tierra,  ¿Qué sería de nosotros los ambientalistas sí el cambio climático se revierte?, pues sin la variabilidad climática no tendríamos selva donde escondernos, ni mar en aguas internacionales para navegar.  Quedaríamos sin la ayuda de los mecenas; anónimas almas benefactoras de procesos de defensa del medio ambiente. Sin tener que defender, se acaban los defensores y la defensa medio ambiente pasaría a manos de los testaferros (la gran minería).
La defensa del medio ambiente se convirtió en sinónimo de poder, de esfuerzo, de lucha solidaria. Orbita por encima de intereses políticos, religiosos, culturales y económicos. El asunto ambiental, es de las pocas defensas que sobrepone la particular fuerza del bien o del mal,  cuál no puede ser acusada de fundamentalismo, extremismo o sectarismo. Es la poesía de la sobrevivencia humana, los actos más cristalinos, ajenos al heroísmo narcisista, al hedonismo en apuros, al lucro impúdico de lo público, al duelo ideológico que causa la inmolación de creyentes fervorosos, casi todos con intereses políticos religiosos.

La resistencia fue acusada hace pocos días por su lucha ‘feroz’ ambientalista en Colombia, señalada de extremista por vividores del proyecto minero más fático sobre la faz de la tierra; ‘Mina la Colosa’ en Cajamarca Tolima (Colombia), explotación aurífera en ladera, dentro de estrella hídrica, que baña con sus aguas, la despensa agrícola de Colombia, sembríos de arroz,  que son la independencia alimentaria de nuestra tierra.  Además ubicada en zona sísmica por presencia de volcanes de alta y mediana peligrosidad, que pondrían en riesgo, en zozobra constante, el derecho fundamental al agua, por amenazar con la destrucción las bocatomas de los acueductos de todas las ciudades ubicadas a orillas del río Magdalena, el río más importante de Colombia, por la inminente ruptura de las represas de desechos tóxicos, lixiviados químicos, mezclados con gran cantidad de agua que se generan y emplean en toda explotación aurífera o minera.

La fórmula del desastre está escrita, piscinas de venenos en zona montañosas, rodeada de peligrosos volcanes, actividad sísmica, una transnacional minera cómo la AngloGold Ashanti, que ha dejado estela de muerte y corrupción desde Asía, África, Brasil, Colombia y un Estado Colombiano despótico y corrupto.

No podemos bajar la guardia de alertas ambientales, debemos esforzamos mucho más para denunciar la depredación que causa la minería con sus efectos colaterales de deforestación, contaminación de fuentes de agua,  asesinatos y desplazamiento de población. Además se incluye el narcotráfico, testaferrato y todos los flagelos conexos cómo la prostitución, usura gota a gota, corrupción política, drogadicción e irreparables pérdidas de capital humano.

Cambiar el discurso del proceso degenerativo del cambio climático, que es la realidad palpable, al discurso invertido de “todo está bien” y ‘mejorando’, mientras nos dirigimos al abismo; es perder el gran esfuerzo de crear consciencia desde lo pequeño hasta los macro para generar innovación y oportunidades a las poblaciones en la hecatombe de la variabilidad climática.

Una de las grandes tragedias por causas naturales de la historia de Colombia, en la misma zona del proyecto minero ‘La Colosa’, fue la erupción del volcán nevado del Ruiz en el año 1.985, que borró del mapa un municipio llamado Armero Tolima y mató a 20 mil personas por una avalancha de lodo y piedra. Tragedia anunciada por culpa de la pasividad de gobiernos y medios de comunicación al omitir socializar el  peligro de una inminente explosión del volcán y no haber advertido a toda la comunidad para que se preparara, evacuara o tuviera la precaución y planes de contingencia ante una inminente tragedia.

En el caso “La Colosa” es mejor no permitir tan colosal asesinato. 

El fin del cambio climático, es el fin del mundo.

Jorge Enrique Moncada Angel 

Día De La Independencia, Moda Para valientes
‘Esfuérzate mucho más’
Evento
 Almacén Oporto Cartago

El Peligroso Espacio Público Privatizado (Décimo Cuarto) Dominical

Los Parques Políticos de Cartago
El Peligroso Espacio Público Privatizado


Jorge Moncada Angel
No me gano enemigos que ya tengo, ni loterías que no compro, son 20 de pecho para defensores del espacio público privatizado.

Grupos jerárquicos con sobrada influencia política,  defienden sus derechos quitados a otros con muestras de carácter irascible, conflictivo, sectario,  sátrapa, ostentando en comodato un parque de ciudad,  un espacio público, es este caso, el Parque Luis Alfonso Delgado de Cartago, frente a bomberos voluntarios. Esto nunca debió ser, es una práctica que no debe repetirse en una población con clase política de características ya  mencionadas, que contrasta con  una base popular sobrada de buena gente.
Lo digo, porque en mí acontecer como ambientalista de pueblo, jamás he teniendo palabra entera con protagonistas, antagonistas o detractores ideológicos. Tal vez medio vocablo de interpretación de mi origen burgués, al defender causas populares ambientalistas, pero no ha pasado de un “pero con mucho respeto” de un pitbull.  

Aunque los directos comodatarios del Parque Luis Alfonso Delgado, me instaron a escribir mí epitafio, amarrarme la soga y me dieron de baja desde el vocabulario, muchos días antes de la puesta en tablas de la campaña política para Alcaldía y Concejo. Sin tener en cuenta que todos estos ítems son contrarios a la “Teoría Del Mundo Hostil” que rige mi vida, desde la resistencia. 




Como he señalado, desde el inicio de mí columna dominical número 14 del 2.016, los comodatarios del Parque Luis Alfonso Delgado, es un grupo jerárquico, con visos políticos, de los cuales he podido relacionar varios elementos accionantes: jurídico Cámara de Comercio de Cartago, ex representante a la Cámara (vinculado con la salud), actual diputada del Valle, afines gobernación del Valle, compartidarios Alcaldía de Cartago, Cámara de Comercio y gerencia Norte. No es de sorprender que desde ese sitio expoliado a la comunidad gobiernen a Cartago con las vísceras, cubriendo su oscuro proceder con la cortina de los bordados y el turismo del pueblo.

Analizando el caso, llegué a la conclusión, que debo  ser sentado en un tribunal de arbitramento, por mis señalamientos temerarios. Aunque surge la pregunta ¿Quién sería el árbitro en Cámara de Comercio de Cartago, sí está sentado en el banquillo de los acusados?

Favor no privatizar los parques de la ciudad para evitar soliloquios dentro de ellos.

No compré boleta para representación en dicho lugar, ni opiné a favor o en contra de su ubicación hasta la publicación de esta columna. 

Jorge Enrique Moncada Angel
Revista Virtual de Opinión Pública
www.modapolitica.co  

A Cartago la Gobiernan con las Vísceras (undécimo dominical)

Por Jorge Moncada Angel
A Cartago la gobiernan con las vísceras y sin escombrera. La falta de escombrera en Cartago, ha generado gran daño ambiental en toda la ciudad, o toda la ciudad es una escombrera, ha estrangulado la Madre Vieja Zapata, convirtiéndola en un caño estancado, generadora de vectores, además, deteriorando las orillas de nuestro río la vieja con el vertimiento de residuos sólidos  que no deben estar allí. Todo esto sumando a la tala sistemática de árboles en todo el casco urbano, ladrilleras en zonas urbanas  y la ejecución de proyectos  cómo la Avenida Santa Ana, que genera daño ambiental con la tala de muchas especies arbóreas, que va en contravía con las políticas globales de mitigación del cambio climático. 

A Cartago la gobiernan con las vísceras por imponer políticas de espacio público en una ciudad que no genera empleo, siendo cuna de informalidad natural por no tener más opciones. 

Son viscerales políticas sociales, gobernar un municipio desde la coacción de andenes, exclusión empresarial y elusión social de sus habitantes. Políticas gestionadas desde un municipio que es incapaz de satisfacer las necesidades básicas en salud, educación, saneamiento y agua potable.
Efecto del sectarismo conservador o liberal, definición de la palabra Fascismo “es algo, que realmente, no nos gusta” Profesor Peter Kenez (Universidad de California).

Imprentado en una sociedad celosa de aplicar el llamado “Power Sharing” (Poder compartido) política global utilizada en muchos acuerdos de paz alrededor del mundo, cómo en Irlanda del Norte, por citar un ejemplo puntual.

Ese miedo de compartir el poder, es un temor visceral, que enferma todo lo que rodea,  el cual incluye la libertad de empresa y la competencia leal y deja a Cartago en una posición que menoscaba el bienestar general, para mantener el “buen vivir”, ya degradado de “Los Fasces”.

A Cartago la gobiernan con las vísceras.

Jorge Enrique Moncada Angel
Publicidad Comercial Gratis
www   Almacén Oporto   www