7 Años Desafiando La Suerte Con Trabajo (trigésimo cuarto dominical 2.016)

Siete años Desafiando La Suerte con Trabajo

JORGE MONCADA ANGEL
La suerte,  acontecer que llega al límite de lo posible y  transgrede la lógica del momento secuencial. Realidad que se invoca en los pesares -paraíso de los soñadores- y constante analgésico en las tribulaciones. 

Hay suertes buscadas, otras encontradas y entre tanto milagro, podríamos llamarlas  sistemáticas. Pero yo… Yo le apuesto A: el trabajo, acción, atención, ejecución, celebración, evento, acontecer, oportunidad llena de júbilo. Llevo 7 años desafiando la suerte con trabajo, sin negar su indudable injeraencia en los aconteceres propios de la actividad mercantil.
He tratado de respetar tanto a los clientes, qué jamás he buscado apropiarme de sus requerimientos.  Las marcas dueñas  del inconsciente del consumidor – efecto publicidad-  utilizan al público cautivo, para seguir generando deseo de lo establecido, lo tradicional, lo sabido en el ámbito comercial.

De otra parte, existe otro consumidor, conocedor, instruido y muy analítico de las estrategias globales de mercadeo. A ese cliente, tampoco le he satisfecho sus deseos de permanecer neutral, al momento de la compra de marcas. Dicho consumidor, no cree en logo-símbolos, no es modelo de sellos, no quiere ser marcado por nada, ni nadie. Por consiguiente, se rehúsa a llevar prendas de vestir con figuras, letras, animales, símbolos nominativos o figurativos, que lo identifique con algo. Y nuestra prendas de vestir BuenaMar In COL, todas tienen marca y muy visible.

Con esa secuencia de ideas, el ejercicio podría ser más difícil. Dicha creación de  auto-filtros, imposibilita el accionar en ambiente normal, conocido u obvio.  ¿Pero quién dijo, qué lo obvio es verdad?, ¿qué lo obvio funciona o es obligatorio?, buena pregunta en el mundo del incierto.

No poder predecir el mañana, es la realidad que es un hecho en el comercio. No es igual ser asalariado y recibir puntualmente el pago por una labor o servicio o ser servidor público, con más beneficios, que obligaciones. Que empezar de cero todos días cómo el comerciante.

Paga analizar el resuelve del diario vivir de las ventas: se necesita disciplina, creatividad y  tomar riesgos al deambular por  territorios “minados” de impuestos, obligaciones  civiles,  contractuales, laborales, judiciales y sociales en la que se ve inmerso el comerciante. 

En respuesta,  no paga lamentarse por los ordenamientos establecidos,  que son reglas de juego necesarias, para lograr una competencia leal.

www.almacenoporto.co

Hace muchos años, establecí una matriz de negocio, basada en la creación de marca propia, se logró.

Enfrenté en la balanza marcas establecidas contra la propia (Almacén Oporto) en un equilibrio  de reglas y encontré muy favorable  la ventaja, que uno mismo se da.
Le sumé a la ventaja de la propia marca, crecer con internet, sin dejar de invertir en publicidad tradicional, además, me adecué a las exigencias de las redes sociales y las utilizo. Desarrollé una empresa con fundamentación horizontal, creciendo para sostener, no para tener, sino para suplir las necesidades y sueños de todos los integrantes del equipo de trabajo.  No me abro con demasiados  inventarios u obligaciones.  No incurro en elevados costos fijos, no práctico plagio, contrabando,  o competencia desleal, muy al contrario, apoyo la fabricación nacional, la innovación y  emprendimiento local. Además aporto a la lucha social, ambiental y política independiente,  torneando la responsabilidad empresarial,  comunitaria,  sostenible y generativa.



Tal vez no sea un ejemplo de crecimiento, ni puedo ser citado en las cifras del gobierno o de cámara de comercio de  Cartago, porque me abstengo de figurar en burbujas mediáticas.


Sin embargo, la sobrevivencia es mi fuerte, lo logré por 7 años, mañana no sé. Por ende, para dar advenimiento al futuro. Hoy, me pinto el dintel del alma, soy gestor de mi propio rumbo, me empodero del timón del destino y parto en un viaje desde el puerto  Almacén Oporto, para navegar los mares de la moda en la nave, BuenaMar  In Col, la marca del barco, el sol, la gaviota y el mar rojo. Llevo 7 años desafiando la suerte con trabajo.

Jorge Enrique Moncada Angel 
@JorgeEMoncadaA